El que despierta se da cuenta; el que duerme, no se entera. Esto es así en el mundo de las tres dimensiones y también en los mundos internos.
Para progresar en los estudios espirituales, es necesario despertar.
Cualquier persona que sienta el anhelo de despertar, no ahorrará esfuerzos para poder ver, oír, palpar, oler y tocar las grandes realidades de los mundos superiores.
Llegar a la experiencia de la realidad, conocer las regiones de la cuarta y quinta dimensión, llegar a las grandes vivencias del espíritu, es posible para cualquier ser humano.


El primer paso es despertar conciencia. Es imposible estar despierto en los mundos superiores si aquí en el mundo físico, celular, denso, el aspirante está dormido.
El que despierta conciencia aquí y ahora, despierta conciencia en todas partes, de hecho y por derecho, queda despierto en los mundos superiores.


¿Qué es lo primero que se necesita para despertar conciencia? Algo muy lógico: reconocer que se está dormido. Cuando un ser humano reconoce que está dormido inicia el proceso de auto despertar.
No es fácil reconocer que uno está dormido. Al contrario, es difícil.

Esto nos recuerda al mito de la caverna de Platón, en la sus personajes confunden las sombras con la realidad.

Ejemplos del sueño de la conciencia

Veamos si estos ejemplos nos ayudan a comprender un poco mejor:
Una persona va por la calle: se encuentra una manifestación que protesta contra algo. La persona se identifica con esas peticiones que hacen las gentes, se une a la manifestación, se fascina y acaso acaba tirando piedras, lanzando gritos o realizando actos de violencia que en otras circunstancias no haría.

Imaginemos alguien que va en un bus urbano. De pronto viene a su mente cualquier recuerdo de un ser querido, la persona se fascina, se pone a soñar despierto y como resultado se pasa de parada.

Podemos entrar a un comercio para comprar un producto que necesitamos. Nos identificamos con algo: un vestido, una máquina, un móvil…y cambiamos el objetivo de nuestra compra, aún comprometiendo nuestro monedero, nuestro sueldo o nuestras necesidades primordiales. Nos olvidamos de donde hemos dejado algo; perdemos las llaves, las gafas, el documento importante, el móvil…porque algún pensamiento, algún encuentro, algún evento nos metió en un sueño.
Podemos caminar dormidos por las calles, chocarnos con alguien, cruzar la calle con peligro de la vida.
Hasta conducimos dormidos, pensando, atrapados en los sueños en los que constantemente nos mete nuestra mente. Podemos orar dormidos, hablar de elevadas enseñanzas dormidos. A veces, incluso, hablamos en alto, proyectando el sueño en el que estamos sumergidos.

Nos identificamos con nuestros propios pensamientos.

Proceso del sueño de la conciencia


Si estuviésemos atentos, auto observando que pasa en nuestra mente, qué asociaciones de pensamientos se suceden , podríamos comprender en qué momento caímos en el sueño de la conciencia, en qué momento nos olvidamos de sí mismos.
El sueño de la conciencia es la causa de toda la ignorancia humana.
Quien quiera despertar conciencia aquí y ahora, debe empezar por comprender el proceso que nos lleva al sueño de la conciencia, esto es: identificación, fascinación y sueño.
Esto es importante, ya que todo empieza por la identificación, es decir, por cosas, objetos, personas o incluso pensamientos que subyugan toda nuestra atención. Indudablemente cuanto más nos identificamos con algo, más fácilmente nos dejamos llevar por la fascinación, y ésta nos leva al sueño de la conciencia, alejándonos del presente, de la realidad del instante.

Didácticas para el despertar


Quien quiera despertar conciencia debe empezar por dividir la atención en tras partes:
Sujeto: atención en uno mismo de momento en momento. Sentirse. No olvidarse de sí ante ninguna persona, pensamiento, evento.
Objeto: atención a lo que se está haciendo. Observar sin identificarse.
Lugar: preguntarse a sí mismo: ¿Dónde estoy?. ¿Cómo he llegado hasta aquí?

Es decir poner la atención en el aquí y ahora, con una atención plena.

¿Quién soy?. ¿Qué estoy haciendo aquí?

Hacer un discernimiento consciente del instante, preguntarse ¿Quién soy?. ¿Qué estoy haciendo aquí?. ¿ Cómo he llegado hasta aquí?. ¿Estaré en el mundo físico o estaré en un sueño?.

El sentido del asombro, es decir observar todas las cosas y personas como si fuera la primera vez, con toda atención, como lo vería un niño, sin el proceso interpretativo de los conceptos y de la mente, nos ayuda a mantener el estado de alerta, de atención.
La división de la atención en esas tres partes, el discernimiento y el sentido del asombro nos conducen al despertar de la conciencia.
El despertar de la conciencia origina el desarrollo del sentido espacial y la experimentación de eso que es lo real.

Despertar en el mundo astral

Podemos despertar en el astral.

Si despertamos aquí y ahora, ese despertar nos llevará a despertar también en el mundo de los sueños. Podemos verificar por nosotros mismos la realidad de la quinta dimensión de la naturaleza, el mundo astral.

El plano astral, es esa región de la naturaleza en la cual nos sumergimos cada noche en el descanso del cuerpo físico. Lamentablemente, penetramos en ese mundo a través del subconsciente. Vivimos los sueños como una realidad, aunque sólo son proyecciones de nuestra mente, de nuestro subconsciente, y sólo nos damos cuenta de que estamos dormidos cuando despertamos.

Así es en la vida real, sólo nos podemos dar cuenta de que un instante antes estábamos dormidos cuando despertamos. Esto sólo es posible experimentarlo, cuando de instante en instante con constancia y tenacidad, ponemos en práctica el sentido de asombro, la división de la atención y el discernimiento.

Descubra más cosas que la enseñanza gnóstica le ofrece, haciendo click aquí.

5 Comments

  1. Isabel dice:

    Hola me gustaría saber cuándo empieza el curso y como me puedo apuntar yo vivo en Las Palmas de Gran Canaria y saber que días se hace y el horario porque quiero hacerlo presencial. Muchas gracias por este gran regalo que nos ofrecéis. Un saludo

  2. Emma Batista dice:

    Buenos días ,

    Me gustaría saber si puedo hacer el curso .

    Gracias ,

    • Hola, buenos días. Puede ver el centro más cercano en la pestaña “SEDES” de esta misma página, y en cada centro encontrará un teléfono de contacto, donde puede preguntar qué días y a qué horarios hay cursos. Saludos.

  3. Buenas noches, no vivo en 🇪🇸, puedo hacer el curso on line. Gracias 🙏🏻 🤗

  4. Olga dice:

    Hola me gustaria hacer el curso online de Barcelona . gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceso cursos