La clarividencia siempre ha sido un tema de discusión y distintos pareceres y conceptos por parte de los inquietos buscadores de la sabiduría.

En este artículo mostraremos un extracto del libro del V.M. Samael Aun Weor ” El Matrimonio perfecto”, en el cual nos da claridad sobre la conciencia y la clarividencia objetiva.

CONCIENCIA

Aquello que llamamos conciencia ordinaria de vigilia, duerme profundamente. La conciencia ordinaria de vigilia se relaciona con los cinco sentidos y el cerebro. La gente cree que tiene la conciencia despierta y eso es absolutamente falso. La gente vive diariamente en el sueño más profundo.

SUPRACONCIENCIA

La supraconciencia es atributo del Íntimo (el Espíritu). La facultad de la supraconciencia es la intuición.

El desarrollo del chakra pineal nos confiere el poder de la polividencia.
El chakra pineal nos confiere la polividencia.

Se hace necesario obligar a la supraconciencia a trabajar para que la intuición se haga poderosa. Recordemos que órgano que no se usa se atrofia. Las personas que no trabajan con la supraconciencia tienen la intuición atrofiada.

La polividencia es clarividencia intuitiva. Es omnisciencia divina. Este ojo se halla en la glándula pineal. Allí reside el loto de los mil pétalos. Allí reside la supraconciencia. La Glándula Pineal se halla situada en la parte
superior del cerebro.

Quien quiera desarrollar la supraconciencia debe practicar la meditación interna.

Concentraos en la Madre Divina que reside en las profundidades de vuestro Ser; meditad en ella. Adormeceos rogándole que ponga en actividad vuestra supraconciencia. Meditad diariamente. La Meditación es el pan diario del sabio. Con la meditación desarrollaréis la supraconciencia.

EXPERIENCIAS INTERNAS

En el mundo astral podemos volar.
El mundo astral pertenece a los mundos internos.

Mientras el cuerpo duerme, el ego vive en los mundos internos y se transporta a distintos lugares. En los mundos internos somos probados muchas veces. En los templos internos recibimos la iniciación. Se hace necesario recordar lo que hacemos fuera del cuerpo. Con las instrucciones dadas en este libro, todo ser humano podrá despertar la conciencia y recordar sus experiencias internas.

Es doloroso saber que existen muchos iniciados que trabajan en los grandes Templos de la Logia Blanca mientras su cuerpo físico duerme, y que sin embargo ellos no recuerdan nada porque su memoria se halla atrofiada.

Aquí tenéis los ejercicios para el desarrollo de la memoria.

Practicad intensamente. Obligad al subconsciente a trabajar.

Despertad la conciencia, poned en actividad la supraconciencia.

Alimento especial para desarrollar la memoria

Arreglad vuestro desayuno con frutas ácidas y almendras molidas con miel de abejas. Así proveeréis al cerebro de átomos necesarios para la memoria.

CLARIVIDENCIA Y PSEUDOCLARIVIDENCIA

Existe la clarividencia y la pseudoclarividencia. El estudiante gnóstico debe hacer una clara diferencia de estas dos formas de percepción ultrasensible.

La clarividencia se fundamenta en la objetividad. La pseudoclarividencia se fundamenta en la subjetividad. Entiéndase por objetividad la realidad espiritual, el mundo espiritual. Entiéndase por subjetividad el mundo físico, el mundo de la ilusión, aquello que no tiene realidad.

Las visiones proyectadas inconscientemente en la luz astral, se confunden con clarividencia.
La pseudoclarividencia es subjetiva, falsa.

Existe también la región intermedia, el mundo astral, el cual puede ser objetivo o subjetivo según el grado de desarrollo espiritual de cada cual.La

Se llama pseudoclarividencia a la percepción imaginaria, la fantasía, las alucinaciones evocadas artificialmente, los sueños absurdos, las visiones astrales que no coinciden con los hechos concretos la lectura de pensamientos propios proyectados inconscientemente en la luz astral, la creación inconsciente de visiones astrales interpretadas luego como auténticas realidades, etc.,, etc.

Entra también en el terreno de la pseudoclarividencia, el misticismo subjetivo, el falso misticismo, los estados pseudomísticos que no tienen ninguna relación con el sentimiento intenso y claro, sino que se acercan a la historia y a la pseudomagia, en otras palabras, falsas proyecciones religiosas proyectadas inconscientemente en la luz astral y en general, todo aquello que en la literatura ortodoxa recibe el nombre de “Belleza” (Seducción).

CLARIVIDENCIA OBJETIVA

Cuatro son los estados mentales que conducen al neófito hasta las cimas inefables de la clarividencia objetiva:

Primero: Dormir profundo.

Segundo: Dormir con sueños.

Tercero: Estado de vigilia.

Cuarto: Turiya o estado de perfecta iluminación.

Realmente sólo el turiya es el auténtico clarividente. Es imposible llegar a estas alturas sin haber nacido en el mundo causal. Quien desee alcanzar el estado de turiya debe estudiar a fondo los procesos psíquicos semiconscientes que se constituyen de hecho en el origen de muchas formas de autoengaño, autosugestión e hipnosis.

Sólo el que ha despertado conciencia y alcanzado el estado de turiya, tiene clarividencia objetiva.
El estado de turiya es clarividencia objetiva.

El Gnóstico debe alcanzar primero la habilidad de detener el curso de sus pensamientos, la capacidad de no pensar. Sólo quien logre esa capacidad podrá realmente escuchar la voz del silencio.

Cuando el discípulo gnóstico alcanza la capacidad de no pensar, entonces debe aprender a concentrar el pensamiento en una sola cosa.

El Tercer paso es la correcta meditación. Esta trae a la mente los primeros relámpagos de la nueva conciencia. El Cuarto paso es la contemplación, extasis o shamadhí. Este es el estado de turiya (perfecta clarividencia).

ACLARACION SOBRE LA CLARIVIDENCIA

Nosotros propagamos la cultura espiritual intelectual, la decencia, la caballerosidad, el análisis lógico, el sintetismo conceptual, la cultura académica, las altas matemáticas, la filosofía, la ciencia, el arte, la religión, etc., etc.

De ninguna manera estamos dispuestos a seguir aceptando la chismografía de los alucinados, ni las locuras de los soñadores.

Realmente el clarividente subjetivo transfiere su conciencia de sueños al estado de vigilia para ver en los demás sus sueños proyectados. Estas últimos cambian según el estado de ánimo del soñador.

Los pseudoclarividentes son únicamente soñadores que ven sus propios sueños proyectados en la luz astral.

Aquellos que realmente quieren alcanzar las cimas inefables de la verdadera y legítima clarividencia, deben cuidarse muchísimo del peligro de los autoengañados y someterse a la auténtica disciplina esotérica.

LA REALIDAD

El verdadero y legítimo clarividente, el que ha alcanzado la supraconciencia, jamás presume de clarividente, nunca lo anda diciendo. Cuando aconseja, lo hace sin dar a entender a otros que se basa en su clarividencia.

Todos los Santuarios Gnósticos deben cuidarse de aquellas personas que se alaban a sí mismos y que se auto titulan clarividentes.

Todos los gnósticos deben desarrollar el máximum de vigilancia para protegerse de los especuladores pseudoclarividentes que, de cuando en cuando, aparecen en escenario para calumniar y desacreditar a otros.

El auténtico clarividente no lo anda diciendo, siempre es humilde.
El auténtico clarividente es humilde.

Es urgente comprender que ningún auténtico turiya tiene orgullo. Realmente todos aquellos que dicen: “Yo soy la reencarnación de María Magdalena”, Juan Bautista, Napoleón, etc., son orgullosos tontos, pseudoclarividentes ilusos.

Nosotros no somos sino miserables partículas de polvo, horribles gusanos de lodo, ante la Terrible y Gloriosa Majestad del Padre. Esto que estoy diciendo no es cuestión alegórica, ni simbólica, estoy hablando literalmente, crudamente, una terrible realidad.

Realmente es el yo quien dice: “Yo soy el Maestro tal”, la reencarnación del Profeta tal, etc., etc.

Ciertamente el yo animal es Satán. Es el yo, el ego diablo, quien se siente Maestro, Mahatma, Hierofante, Profeta, etc., etc.

CONCIENCIA, SUBCONSCIENCIA Y SUPRACONCIENCIA

Conciencia, subconsciencia y supraconciencia se resumen en una sola cosa : conciencia humana. Es necesario despertar la conciencia. Quien despierta la conciencia se hace supraconsciente; alcanza las alturas de la supraconciencia, se convierte en un verdadero clarividente iluminado, en un turiya. Es urgente convertir el subconsciente en consciente y despertar total mente la conciencia.

Es necesario que la totalidad de la conciencia se despierte absolutamente. Sólo quien tiene la totalidad de su conciencia despierta es un clarividente verdadero, un iluminado, un turiya.

Las llamadas infraconciencia, inconsciencia, subconsciencia, etc., son únicamente distintas formas o zonas de la conciencia dormida. Urge despertar la conciencia para ser un iluminado, un clarividente, un supraconsciente.

Extracto del libro “El Matrimonio Perfecto” / V.M Samael Aun Weor

Descubra más cosas que la enseñanza gnóstica le ofrece, haciendo click aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceso cursos