CAMBIAR EL DESTINO O LA RECURRENCIA

0
1307
cambiar el destino
cambiar el destino

CAMBIAR EL DESTINO O LA RECURRENCIA

Se puede cambiar el destino es una pregunta muy común pero el destino no es otra cosa que una Ley que determina el nivel social, el nivel humano, los triunfos y los fracasos, tristezas y felicidades que nos toca vivir cada vez que venimos a una existencia humana.

Esto funciona de acuerdo a la Ley del Karma o Dharma, nadie viene a encontrarse en una nueva vida, con algo que no tenga relación con ese individuo o sea: de lo que sembramos, cosechamos; cada causa tiene su efecto o cada acción tiene su consecuencia.

Si una persona quiere cambiar el destino pero en vida su se comporta en una forma desequilibrada, negativa y perversa, la lógica es que su destino particular e individual, cada vez va siendo peor, más accidentado; y por ende, con mayores obstáculos.

Como cambiar el destino

Para poder cambiar el Destino, es necesario que la persona comprenda que la vida no lo ha mandado a la tierra a ser un fracasado, un perverso; lo ha enviado para que se regenere, se transforme y pague aquí las malas acciones que ha cometido, para que después de la muerte, no pague con sufrimiento.

Quien se da a la tarea de amar a la vida sobre todas las cosas y cumplir sus Leyes, indiscutiblemente está trascendiendo la Ley del Destino, poniéndose así en paz y salvo con la Balanza de la Justicia Cósmica.

Cada quien, de lo que da, recibe; esa es la Ley. Quien perdona, será perdonado. Quien odia, será odiado.

Pero lo más triste de esta época, es que todo el mundo cree que va bien, así sus obras digan lo contrarío

¿CÓMO SE TEJE Y DESTEJE NUESTRO PROPIO DESTINO?

Muchos dijeron y/o comentaron aspectos sobre la ley de Recurrencias; más nosotros en el terreno de la investigación hemos ido lejos, conocemos a fondo la mecánica viva de la ley de Recurrencia, esto es muy importante.

Un sujeto X, por ejemplo, en una pasada existencia fue dijéramos, adúltero; si hubiese dejado su mujer por otra dama, es claro que al renacer trae en su psiquis el Yo adúltero, del adulterio.

Esto no podrá expresarse en los primeros años de la infancia pues el suceso fue a la edad de treinta años, por ejemplo; indubitablemente el Yo del adulterio aguardará en el fondo de la psiquis dentro de las esferas subjetivas a que llegue la edad consabida de los famosos treinta años.

Como resurge el yo y crea las recurrencia 

Cuando esa llegase, ese Yo resurgirá con gran fuerza, se apoderará del intelecto, del centro emocional, del instintivo motor y sexual de la máquina, para ir a buscar a la dama de sus ensueños.

Antes se habrá puesto en contacto telepático con el ego de aquella dama.

Posiblemente hasta se hubiesen dado cita en algún lugar de la ciudad, tal vez en algún parque o alguna fiesta.

Es obvio que viene después el reencuentro. Pero lo interesante es ver como ese ego puede manejar la máquina, jalar al intelecto, mover a los centros emocional y motor y llevarse la máquina precisamente al lugar de donde tiene que encontrarse con la dama de sus ensueños.

Inevitablemente, el mismo proceso se realizará en ella y la escena se repetirá otra vez tal como sucedió.

Supongamos que un caballero X, en una cantina, se peleó en la pasada existencia con una persona, con otro hombre por tal o cual motivo.

¿Creen ustedes que por el hecho de que el cuerpo físico deje de existir aquel Yo va a desaparecer? No, simplemente continuará en la dimensión desconocida.

Pero al renacer el Ego al retornar al volver a tomar un nuevo cuerpo, llegará el momento en que podrá entrar en actividad, aguardará la edad en la que sucedió el hecho en la pasada existencia.

Si fue a los 25 años aguardará a la consabida edad y permanecerá en el fondo de la psiquis entre tanto y cuando llegue el momento, obviamente se apoderará de la máquina para repetir la hazaña.

Antes se habrá puesto en contacto telepático con el otro sujeto Z y se habrán dado cita posiblemente en otra cantina. Allí, al mirarse se reconocerán, se dirán y herirán mutuamente con la palabra y el hecho se repetirá.

Zona Concientiva

Vean ustedes como por debajo de nuestra Zona Concientiva y de nuestra capacidad razonativa se realizarán distintos compromisos.

Así es como la Ley de Recurrencia trabaja, esa es la mecánica de tal ley. Claro está

Que miradas las cosas de este modo, de esta manera, no tenemos en verdad lo que podríamos denominar libertad total, libre albedrío.

Es muy poco el margen que tenemos de libre albedrío es muy poco el margen de libertad que nosotros poseemos.

En realidad de verdad estamos metidos dentro de la mecánica de la Ley de Recurrencia y esto es lamentable.

Si un hombre no trabaja su propia vida, ese hombre está perdiendo el tiempo miserablemente.

¿De qué modo podemos nosotros libertarnos de la Ley de Recurrencia? Pues trabajando nuestra propia vida.

Incuestionablemente nuestra propia vida está compuesta de comedias, dramas y tragedias. Las comedias son para los cómicos, los dramas para las personas normales y las tragedias para los perversos.

 En los misterios de antaño no se aceptaba ningún trágico.

¿Qué necesitamos disolver los Yoes?, esto es lógico, estos son los actores de las comedias, dramas y tragedias.

¿Podría haber acaso una comedia sin desarrollarse en cualquier escenario del mundo alguna tragedia sin trágicos, sin actores? Obviamente que no, ¿verdad?.

Como Cambiar nuestra vida

Entonces si queremos cambiar nuestra propia vida, ¿qué debemos hacer? No queda más remedio que disolver a los actores de comedias, dramas y tragedias, y ¿quiénes son esos actores?, ¿Dónde viven?, ¿por qué? en verdad que esos actores son del tiempo.

En realidad cada uno de esos actores viene de antiguas edades. Si decimos que el Yo es un libro de muchos tomos, estamos asegurando una gran verdad.

Si afirmamos que el Ego viene de muchos ayeres, es cierto, entonces el ego, es tiempo, los Yoes personifican al tiempo, son nuestros propios defectos, nuestros propios errores contenidos en el reloj del tiempo, son el polvo de los siglos en el fondo mismo de nuestra psiquis.

Cuando uno conoce la didáctica precisa para la eliminación de esos elementos indeseables que llevamos dentro, consigue insólitos progresos y cambiar el destino.

Pero se hace indispensable, urgente e inaplazable conocer con exactitud la didáctica, sólo así se hace posible la desintegración de esos elementos indeseables que se llevan dentro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.