LA MEDITACIÓN PASO A PASO

0
230
pasos de la meditación

La meditación es la técnica o habilidad de conectarnos con nuestro Ser, con nuestra realidad más profunda, sea cual sea el nombre que demos a esta realidad, desde un gran equilibrio y serenidad.
La meditación nos aporta paz, información, claridad interna, plenitud…
Hemos visto en otros artículos que la meditación también nos permite investigar con mucha lucidez y precisión las dificultades, problemas, preocupaciones o emociones densas y negativas que se nos presentan en el diario vivir y que de otro modo serían difíciles de abordar.
Desde el Conocimiento Gnóstico podríamos decir que básicamente, hay dos tipos de meditación:

  • La meditación que nos permite sentir la armonía y energía positiva de nuestro Real Ser, de nuestro Espíritu inmortal, y que a la vez nos da la posibilidad de conocer e investigar este aspecto trascendental de todo ser humano.
  • La meditación para comprender los diversos egos, yoes, agregados psicológicos, defectos, que nos complican la existencia en forma de disgustos, preocupaciones o emociones negativas. Esta es una aplicación muy terapéutica y sanadora, que nos ayuda a madurar y crecer como personas.

Desde que el ser humano comenzó a caminar sobre la faz de la Tierra, siempre tuvo la inquietud de conocer algo más sobre el misterio de la existencia. Siempre hubo personas que se hicieron preguntas, que reflexionaron sobre la vida y la muerte, sobre el cielo estrellado y sobre el tiempo que todo lo consume. Prehistóricas estatuillas de la cultura hindú muestran a antiguos yoguis en posición de loto, en esa postura tan estable de cruzar las piernas y erguir la columna haciendo patente una actitud de concentración interior.

Vestigios ancestrales de la meditacion
Vestigios arqueológicos en las civilizaciones de Harappa y Mohenjo Daro, que existieron entre 3000 a 1600 años a.C. en el valle de Indo, actualmente Pakistán, muestran yoguis en posición meditativa.

Todas las culturas desarrollaron ese camino hacia el autoconocimiento, hacia el descubrimiento de sí mismo y dejaron estas inquietudes plasmadas en sus bronces, sus tablillas de barro, sus petroglifos, sus templos… Esa es la Gnosis milenaria de cada pueblo y civilización. Ya sea el chamán, la danza sagrada, la disciplina del yogui, el zen del budismo, los ejercicios espirituales del cristianismo monacal, etc., las formas de introversión para lograr el conocimiento de sí mismo siempre han estado presentes. La meditación, como técnica pilar, aparece en distintas modalidades en Oriente y en Occidente, en tal o en cual religión, en toda búsqueda hacia adentro.

LOS PASOS FUNDAMENTALES DE LA MEDITACIÓN

Vamos a desglosar esos pasos comunes de la meditación, para que a ti, lector que buscas, te funcionen, tal como le han funcionado a miles de personas desde hace miles de años.

Primer paso: resolución y propósito firme de aprender y practicar meditación

La inconstancia y la falta de continuidad de propósitos son obstáculos frecuentes, que echan a perder las mejores iniciativas. Por ello debemos ser serios y elegir lugar, tiempo y frecuencia para esta nueva disciplina; proponernos firmemente triunfar en nuestro objetivo. Y como un camino de mil leguas empieza con un paso…

Segundo paso: relajación del cuerpo físico

Es primordial que nuestro cuerpo afloje todo tipo de tensiones. Para ello elegiremos una posición cómoda, pero no tan cómoda que nos lleve a dormirnos. Aun teniendo sueño, cierta incomodidad nos ayuda a mantener el estado de alerta. Nos puede servir sentarnos en un sillón, silla o taburete o tumbarnos en nuestra cama; lo importante es que en estos momentos iniciales, el cuerpo nos colabore, sin quejarse por haberlo colocado en una posición demasiado incómoda.
Más adelante podremos meditar prácticamente en cualquier lugar y postura, pero mientras vamos mejorando la técnica, recomendamos esa posición en la que se equilibran la tensión y la relajación. A quienes les guste el yoga o una disciplina más espartana, pueden usar la posición de loto, piernas cruzadas, el mentón algo caído, manos formando un mudra (posición simbólica) sobre las rodillas o entrelazadas en el vientre y, sobre todo, columna erguida.
Elegida la posición, debemos proceder a la relajación en sí. Revisaremos cada grupo muscular, cada órgano, cada parte del cuerpo, y llevando allí la respiración, aflojaremos, aflojaremos, aflojaremos. Hay zonas más difíciles y sutiles como el rostro, el cerebro, los ojos, el abdomen o las capas profundas del cuerpo.
La práctica constante nos permitirá avanzar y el triunfo en este paso, será un excelente punto de partida. Muchos practicantes sucumben en esta etapa al sopor, laxitud o sueño que les invade. De ahí, lo de buscar cierta incomodidad y también sostener la disciplina de aguantar el tiempo propuesto. Así, hasta que el sueño, más que enemigo, se convierta en aliado.
En estos estudios gnósticos, combinar la meditación con el sueño es una buena alternativa que el Maestro Samael recomienda: en primer lugar, porque al no haber lucha contra el sueño, ni una mente muy activa, la mente no se cansa ni se daña; en segundo lugar, porque el sueño nos lleva de forma natural a excelentes estados de relajación. La clave es pues, encontrar ese estado, ese particular punto de equilibrio, en el que estamos alerta, pero no demasiado tensos, estamos relajados, pero no dormidos.
Dominar este paso nos puede llevar meses o más, pero será un gran logro que nos reportará múltiples beneficios y nos irá acercando a la fuente.
Conseguida la perfecta relajación física podremos pasar al siguiente paso.

Tercer paso: relajación de la mente y de las emociones

Es muy probable que nos cueste distinguir si una tensión es mental o es emocional, así que abordaremos conjuntamente ambas. Con el tiempo podremos y deberemos especializarnos en las sutilezas de cada centro (mental o emocional) para equilibrarlos y conocerlos a fondo.
Relajado el cuerpo físico, hay que tomar conciencia del observador interior. Este observador es la misma Conciencia, un aspecto muy cualificado de nuestro Ser. No podemos observar la mente con la mente, al igual que no podemos mover la silla en la que estamos sentados si seguimos sentados en ella. Necesitamos levantarnos de la silla para moverla. Necesitamos separarnos de la mente para observarla.
Emulando a Arquímedes (“dadme un punto de apoyo y moveré el mundo”), podemos decir: nuestro punto de apoyo, nuestro elemento de cambio, nuestra palanca para mover el propio mundo, va a ser la Conciencia.
La Conciencia es la percepción, la atención, la capacidad de darse cuenta.
Realmente esa Conciencia es una parte del Ser, con su sabiduría innata y sus poderes superiores… La mente nos sirve para reflexionar. La Conciencia está más allá de la mente, es el instrumento que nos permite observar y relajar nuestra mente y nuestras emociones. Por ello, si queremos triunfar en la meditación, debemos aprender a ejercitarla. A medida que practiquemos y nos familiaricemos con el sabor de la Conciencia, comprobaremos su gran eficacia para neutralizar cualquier dificultad, y equilibrar o disolver cualquier problema.
Hemos de observar la mente o las emociones con distancia, sin meternos en su dinámica, como quien observa algo externo. Este papel de observador imparcial, que no se siente afectado por lo que observa, por lo que la mente diga o por cualquier emoción densa, es un papel de la Conciencia. Nuestra Conciencia se da cuenta de que todo eso está ahí, pero siente que ella como observador, es algo aparte. Así que no se mancha con lo que observa, no lo juzga, lo ve. Eso precisamente le da poder y libertad. De este modo, cualquier proceso mental o emocional decae como hoja de otoño, como pájaro cansado, como vehículo sin combustible.
Y nos vamos quedando con la paz y armonía que la propia Conciencia siente en su observación y contemplación serenas, de lo que pasa afuera, y de lo que pasa en ella misma.

La meditacion y contemplacion nos abren las puertas del Espíritu

Cuarto paso: concentración de la conciencia en un soporte

Las diversas películas, escenas, diálogos de la mente, han cesado en gran medida. Como somos aprendices, puede que no hayamos alcanzado todavía una serenidad completa y siga habiendo cierta actividad emocional o mental, pero quedará situada en un segundo plano. La Conciencia, la atención, están ahora libres para investigar, conocer…
Las emociones que antes nos agitaban, quizás alguna preocupación o disgusto, ahora se han apaciguado o alejado, pues la Conciencia observando con distancia, y sintiéndose a sí misma, no las estimula ni les da protagonismo.
Distintas culturas han desarrollado muchos soportes, motivos o medios que nos ayudan a fortalecer la observación consciente, a hacer más profunda nuestra atención. Veamos algunos:

  • Concentración en la respiración.
  • Concentración en la llama de una vela.
  • Concentración en una imagen real o imaginaria (un árbol, nube, montaña, lago, imaginar una rosa, observar un objeto y luego reproducirlo en nuestra imaginación, etc.)
  • Concentración en Dios.
  • Concentración en el pulso cardíaco, etc.

En todos estos casos, se trata de ejercer una observación y atención consciente muy completas. No meramente la forma y la idea, sino todo lo que nos llega de ese objeto: sensaciones, emociones, percepciones sutiles. Lo importante es evitar la distracción y retornar una y otra vez, con paciencia y perseverancia, al objeto de nuestra concentración. Importante también, mantenernos en esa tónica el tiempo que nos hayamos propuesto.

Quinto paso: meditación propiamente dicha

A medida que nos vayamos entrenando durante días y meses en estos pasos previos, irá surgiendo en muchos momentos del diario vivir, una atención más refinada; una percepción más auténtica; una mayor conciencia de lo que sucede a nuestro alrededor, que llenarán de color muchos eventos antes anodinos. Nos costará hablar de ello con los demás, pero sabremos que un cambio se está produciendo en nuestro interior y que comienza a nacer en nosotros un recurso insospechado y poderoso, de valor incalculable.
Aquí en esta etapa, surgen dos caminos que justamente se refieren a los dos tipos de meditación practicados universalmente y que propone el Esoterismo Gnóstico. Entre meditar en el Ser, o meditar en comprender el ego, al principiante le urge la primera, puesto que conectar con el Ser, con nuestro Dios interior, con el Dios grande, con la Gran Realidad, es el “pan nuestro de cada día”, que nuestra alma necesita como alimento. Recordemos la máxima “La Meditación es el Pan diario del Sabio”.

la meditacion como terapia para conservar y prolongar la salud

Realmente meditar en nuestro Ser nos va a proporcionar instantes de plenitud y felicidad, donde ningún problema tendrá la menor importancia. Notaremos una vibración, calidez, aire nuevo, recorriendo todo nuestro cuerpo, y la sensación de haber llegado a casa, al hogar, tras vagar durante tanto tiempo, desorientados y cansados.

Iremos haciendo de nuestro interior nuestro refugio; de la Conciencia la mejor y más segura compañía, descubriendo la espontaneidad y la alegría sencilla del alma.
En la organización de nuestras prácticas, hemos de tener unas sesiones para meditar en el Ser, y otras para comprender conflictos.

Meditación en el Ser:

Este tipo de meditación es interesante practicarla por la mañana. En el nivel de iniciación aún no percibimos toda la realidad infinita de nuestro Ser, pero podemos sentir su armonía, calidez, sencillez y otras sensaciones que nos dan un gozo espiritual muy pleno. También pueden aparecer imágenes, ondas, colores, sonidos, sentimientos profundos; pueden activarse recuerdos, rostros, escenas que habrá que investigar; energías sanadoras que podemos dirigir al lugar preciso o utilizarlas para ayudar al prójimo o visualizar éxitos.

Meditación en comprender el ego:

Este tipo de meditación debemos practicarla por la noche, puesto que disponemos de ese material para el autoconocimiento que nos ofrecen los diferentes eventos de la jornada.
En esta clase de meditaciones, comprenderemos los mecanismos y resortes secretos de nuestros rasgos y defectos psicológicos que nos hacen infelices. Es un trabajo de auto-psicoanálisis que nos despejará el camino para ser más sencillos, sinceros, auténticos y liberarnos de aquello que nos hace sufrir…

Estas dos formas de meditación se complementan, pues la búsqueda de lo divino en nosotros debe sustentarse en el autoconocimiento, en hacernos conscientes de esos elementos que actúan desde nuestro subconsciente complicándonos la existencia. Pero esta Conciencia que rescatamos debe fusionarse con la Luz, y para ello necesitamos la inspiración, la meditación en el Ser. Así iremos llenando nuestra vida de virtud, de inspiración, de luz, de paz… Profundizar y crecer en todo ello es tarea para toda la vida.
De eso hablaremos con más amplitud en otra ocasión.
Concluyamos por ahora diciendo: “El trabajo interior nunca defrauda…”
Persevera y triunfarás.

Si quieres conocer más sobre los beneficios de la meditación consulta el artículo “Los beneficios de la meditación”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.