LA GNOSIS Y LA REGENERACIÓN

La gnosis ha sido tema de mucha discusión, y más esto del Cambio y de la Regeneración.

No es normal que reaccionemos con ira hacia las personas que amamos.
Reaccionemos con odio hacia las personas que amamos?

Cualquier persona normal, común y corriente, cree que no tiene áreas psicológicas, terribles y perversas, pero la Gnosis nos enseña a conocernos y por ende, a encontrarnos con estos aspectos, comprenderlos y quitarlos.

¿Cree usted que es normal que una persona que se considera (Un buen hombre), tenga en su mente y en su país psicológico, áreas llenas de ira, codicia, orgullo, lascivia, gula, etc.

¿Acaso estos comportamientos no son más que suficientes, para hacernos pensar que tenemos dentro de nosotros personajes, Yoes, defectos que nos muestran la necesidad de una Regeneración?.

La Regeneración 

La palabra generación viene de «Gen». Los genes, son la información que tiene la semilla para crear un cuerpo. Tan sólo una semilla que se desprendió de nuestro papá físico, fue suficiente para engendrarnos en el vientre de nuestra mamá física.

Pero, para esto de la «Regeneración», necesitamos billones de semillas o espermatozoides que nuestro organismo produce en el diario vivir.

De acuerdo a los estudios científicos de grandes sabios que han existido en todas las épocas de la humanidad, esas semillas o espermatozoides, no son para gastarlos por millones para la procreación de la especie, o simplemente por satisfacción.

La alquimia medieval, explica como construir el templo de salomón en nuestra propia constitución interna.
Simbolismo de la alquimia.

Esas semillas o espermatozoides son para transmutarlos mediante la «Ciencia de la Alquimia», para nuestra propia regeneración: Física, Vital, Astral y Mental; es decir, construyendo aquel maravilloso Templo de Salomón, del cual tanto nos enseñan las Sagradas Escrituras y las escuelas de la Antigüedad.

La Gnosis nos enseña que el Templo de Salomón es el cuerpo de una persona

La Gnosis nos enseña que el Templo de Salomón es el cuerpo de una persona. Salomón es el nombre de un gran sabio, pero no olvide, querido lector, que cada uno de nos, tiene su propio Salomón interior,  que es nuestro Padre, nuestro Intimo, fuente de sabiduría.

El Salomón interior (o sabio), no puede habitar en un cuerpo en el cual exista: ira, odio, gula, pereza, maledicencia, lujuria, orgullo, celos, mala voluntad, vicios, borracheras, cigarrillo, drogas, etc.

Es decir, en un cuerpo donde se expresen hábitos o costumbres degeneradas, porque esto sería querer obligar a nuestras virtudes, que son el Intimo, a convivir con elementos psicológicos que son realmente “diablos”.

Conclusiones

La Gnosis nos proporciona las claves de la regeneración.
La Gnosis nos da las claves de la regeneración.

Es de suma importancia comprender, que debe proponerse de una vez y para siempre, conseguir a costa de muchos esfuerzos y voluntad, su propio perfeccionamiento.

Para eso, la Gnosis, como escuela, colegio y universidad de la vida, nos entrega todas las pautas, prácticas y secretos, para adquirir el equilibrio auténtico.

La Regeneración, como ya dijimos, parte desde los átomos de nuestro cuerpo, de las moléculas, de las células y de todos los órganos.

Todo cuerpo regenerado es un auténtico Templo, donde el ser de Perfección puede habitar, y desde allí, mostrarle a la humanidad, en los hechos, esa gran sabiduría de nuestro Sabio interior.

Descubra más enseñanzas de la Gnosis aquí.

2 Comments

  1. Hugo dice:

    Muy bien, gracias

  2. […]  Regenerarse significa volver a generarse dentro de nosotros mismos, como quien vuelve a crear un nuevo […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceso cursos