Hermano?…eres un caminante de la vida?

Te has preguntado alguna vez qué buscas en este largo viaje? Crees que lo que buscas es dinero, posiciones u honores? Si consigues esto, estás conforme? Crees que lo que buscas en este viaje es ser amado o amar? Si consigues quien te ame o a quien amar, estás conforme?

En el camino que andas habrás encontrado muchas cosas, las cuales quizás pensaste que te harían feliz, pero al paso de los días te diste cuenta de que no era así. Tú te preguntarás: Qué se hicieron?, Dónde están?. A lo mejor sigues encontrando otras cosas, y pensarás que ahora sí vas a ser feliz. Será que, al paso de los días, otra decepción salga a tu encuentro y tú caminante, te dirás: Que dolor, que decepción, otro desengaño más!.

O quizás no te digas, o no te cuestiones nada, porque te vas a conformar con decir: Esa es la Voluntad de Dios, esto lo tengo que pagar, esto es inevitable, es decir, te has resignado a sufrir.

¿ Para dónde vas, y qué buscas?

En la vida, encontramos jardines y encontramos desiertos.
Caminando en el desierto

Pero no por esto estás dejando de sentir dolor. Eres un viajero por este largo camino de la vida, pero vuelvo y te pregunto: Para dónde vas?, Qué es lo que buscas? No te has dado cuenta de que todo lo que a tu paso encuentras, te acompaña por un tiempo y desaparece?

Si pasas por el frente de un jardín observarás las flores lindas y bellas, pero va a ser un momento, porque como tú sigues el camino, más adelante puede ser que lo que encuentres sea tierra árida, llena de espinas y sequedad.

Ese fenómeno también te acompañará por un rato, porque tú sigues tu camino. Más adelante encontrarás muchos frutos para comer, calmar el hambre y la sed. Como vas en tu camino, esto no será sino por un rato, y por lógico entrarás en lo opuesto, donde no hay con qué calmar el hambre ni la sed.

Tú, caminante, no puedes detenerte aunque lo quieras, porque la vida misma te lo impide; aunque te sientes, aunque te acuestes, siempre vas viajando. Que fenómeno!. Verdad?.

Los animales que nos rodean nos contemplan.
Gato contemplando.

Tú habías comprendido esto?. Si no contemplas los fenómenos de la vida, ellos sí te contemplan a ti, y todas aquellas criaturas que te rodean y que son hijos de la misma Naturaleza. Cuando te vean desesperado, ellos dirán: ALLÍ VA UN VIAJERO QUERIENDO GANAR EL MUNDO CON SU REINO Y PERDIENDO EL ALMA. Qué dolor!.

Los hermanos menores

Son tus hermanos menores, a quienes tú ignoras, pero que sin ellos no vivirías. Hermano viajero, aprende a contemplar lo que te rodea, a ese inmenso árbol que durante cientos de años ha estado en un mismo lugar, formándose, creyendo que tú dirás que está quieto, pero no es así; también es un viajero como tú. También aspira a llegar a una meta.

La única diferencia es que tu viaje va de Oriente a Occidente, de Norte a Sur y el árbol viaja de la Tierra al Sol; lo que cambia es la dirección de su camino.

Ese pobre animal que Usted encuentra en su camino, es un viajero que no tiene razón ni conciencia, pero que, instintivamente, viaja hacia ese reino en que hoy estás tú. Y tú viajero, quizás por tus desenfrenos o por tus múltiples errores, no te has dado cuenta de que cada día vas más aprisa…

Avanzas por un camino equivocado, que te ubicará inevitablemente, en la escala de aquellos que afanosamente, viajan aspirando a llegar donde hoy estás tú.

Contempla la vida para que la conozcas, no mires a una planta como un arbusto más…Mírala como el cuerpo físico de una criatura que, llena de amor, resignación y comprensión, también es una viajera por este largo camino de la vida.

Las plantas son hijas de nuestra misma madre.
Amor a las plantas

ES TU HERMANA. Es hija de tu misma Madre; no la mates, AMALA!.

Ese animal que te huye porque sabe que tú eres su destructor, aunque muchos ignorantes se rían, es tu hermano menor; es hijo de tu misma Madre, de la Naturaleza, no lo mates, no lo destruyas, AMALO!.

Ese hombre que se desplaza también por su camino, que busca ser amado, que busca ser feliz en los placeres, con las riquezas y con el poder que el mundo da, al verse frustrado en muchas vidas, reacciona violentamente contra ti.

Contempla la vida

En el camino de la vida, debemos contemplar todo lo que nos rodea.
El camino de la vida.

Contempla y date cuenta que, como tú, también ha estado equivocado, que nunca ha encontrado una respuesta justa, que la única diferencia que hay contigo, es el camino que él lleva y el que tú llevas. Si tú lo observas y le criticas su actitud, inevitablemente, has caído en el camino de ese otro.

Contempla la vida, ámala, aprenda de ella, y date cuenta que la esencia de la vida es tu CRISTO; que la forma de la vida es lo que tú eres; date cuenta de que lo que la vida te enseñe es lo que tú necesitas; que lo que aprendes de ella es lo que tú quieres.

La misión de la vida no es más que darte albergue y enseñarte grandes cosas sin exigirte nada. Si quieres ser bueno, aprende de la vida. Si quieres ser malo, aprende de la vida. Ella se amolda a tu condición. La vida es muy amorosa. Ella sólo quiere que tú seas como quieras ser.

V.M. Lakhsmi

Descubra todo lo que la enseñanza gnóstica le ofrece, haciendo click aquí.

1 Comment

  1. Céline dice:

    Genial. Gratitud infinita.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceso cursos