La ubicación, es el término que se le da a aquel estado de conciencia en el cual, la persona está en posición de sus sentidos y de su lugar.

Un chofer se sube a su coche, se sienta cómodamente, lo enciende, toma el volante (la dirección), le hace el cambio respectivo y empieza su recorrido, observando cuidadosamente la dirección, el freno y el acelerador.

Ver la televisión sin hacer una selección, nos llena de impresiones negativas, que nos perjudican en el despertar.
La televisión nos llena de impresiones negativas

Perdonen la comparación, pero con el ser humano, no pasa así. Una persona común y corriente, se acuesta en su cama, no se acuerda de su ubicación. Si hace una oración, la hace de cualquier manera o a lo mejor, tiene conversaciones o pensamientos de cualquier naturaleza.

En esta era moderna, hemos visto en muchas partes que las personas tienen frente a su cama un televisor, desde luego con cualquier programa. Así, con esta clase de impresiones, se va entregando al sueño, al descanso, con el muy consabido resultado: sueños nauseabundos, pesadillas, ocurrencias de toda clase; muy acordes con la desubicación que tuvo al adormecerse.

Nos olvidamos de nosotros mismos

Lamentablemente, al levantarse de su cama, se olvida de sí mismo, se levanta molesto porque debe bañarse y hace frío, debe desayunar y salir al trabajo; es decir, un verdadero desorden. Sale a la calle totalmente desubicado.

El centro Pensante está disperso en proyectos, triunfos o en fracasos.

El centro Emocional esta desequilibrado, porque va a llegar tarde al trabajo o porque no tiene dinero para cubrir los gastos.

El Centro Motor está corriendo, o al contrario, está quieto, no acciona.

El Centro Instintivo, está lanzando truenos, rayos y relámpagos contra la esposa, el esposo, los hijos. El dueño de la casa que le pidió que la desocupara y no hay como pagar el alquiler

Somos presos de nuestras preocupaciones, pensamientos emociones e instintos.
Somos presos de nuestras preocupaciones

El Centro Sexual está bajo el yugo de instintos pasionales, lujuriosos, respondiendo a toda la morbosidad de la mente; es decir, querido lector, un verdadero desorden.

El hombre es el rey de su naturaleza

Hay muchos casos en la vida cuando la persona está haciendo un oficio, que ni el Centro Pensante, ni el Centro Motor, ni el Centro Emocional, ni el Centro Instintivo, ni el Centro Sexual saben lo que está haciendo. ¿Cree usted, querido lector, que una persona así, puede llamarse <<humano>> u <<hombre>>?. ¿Cree que una persona así, es dueña de sus propios actos?. ¿Cree que una persona así, está apto para morir e ir donde está Dios?

La verdad es que esto nos hace pensar que una persona en esas condiciones, no es más que una sombra, opacando la luz de la Conciencia.

La mayor parte del día, la pasamos pensando o recordando cosas que no tienen que ver con el instante.
Cuántas veces al día estamos fuera del instante?

La ubicación es algo que debe tenerse de momento a momento, de instante en instante; estarse sintiendo así mismo; observando lo que piensa, observando sus emociones e instintos.

Esto nos permite estar aptos y preparados para cualquier evento que se presente, no caer en el olvido de sí mismo, en la fascinación y por lo tanto, en las malas acciones.

La ubicación es básica, fundamental para cualquier persona que verdaderamente quiera despertar Conciencia y ser dueño de sí mismo.

Que la paz más profunda reine en sus corazones.

V. M. Lakhsmi

Descubra más cosas que la enseñanza gnóstica le ofrece, haciendo click aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceso cursos