La búsqueda interior de si mismo

0
745
 

La búsqueda interior de si mismo

Dentro de cada ser humano existe una necesidad  natural, como si de una predisposición genética  se tratase, a buscarse a sí mismo, a auto-conocerse, a desarrollar aquello que conocemos como  conciencia, la luz interior que cada persona es y que nos permite acceder a un conocimiento superior e intuitivo. Entendiendo que hemos venido aquí a desarrollar y hacer brillar nuestra luz (como las estrellas) y a ayudar a que otros puedan hacer brillar la suya.

Pero… ¿Qué sucede hoy en día en la sociedad que vivimos con respecto a esta necesidad natural? Hoy por hoy, por desgracia, sucede que estamos demasiado orientados  hacia afuera, a conseguir y lograr éxitos materiales, a cumplir con unos roles y papeles preestablecidos…

Todo comienza recibiendo una educación que nos enseña que lo importante son los resultados, a seguir las órdenes y lo que otros imponen como correcto, sin cuestionar lo que nos dicen y enseñan, sin aprender como pensar y sentir por nosotros mismos. Pero lo peor de todo, somos programados solo para ver afuera, nunca nos enseñan a mirar hacia dentro, a dedicar tiempo a nosotros mismos, no como una manera de satisfacer nuestros caprichos, sino como una forma de conocer y comprender todas nuestras potencialidades y todo lo maravilloso que existe dentro de uno mismo, pero también de aquellos errores y defectos que habitan en el subconsciente de uno mismo. De hecho, de eso trata la espiritualidad, y por tanto la gnosis, de desarrollar todas aquellas potencialidades latentes dentro de nosotros y de corregir nuestros defectos siempre con la base y el fundamento de un trabajo interior individual.

Continuando con el tema que estamos retratando, todo lo aprendido desde pequeños finalizamos convirtiéndonos en personas que solo conocen y viven hacia afuera, ya sea para una empresa o institución, para lograr éxitos materiales, para la familia, los amigos, etc., pero lo cierto, es que todas nuestras metas se encuentran afuera de nosotros… Sucede entonces, algo a lo que hay que prestar mucha atención. Debido a que no hemos dedicado tiempo a nosotros mismos, a nuestra propia luz interna, como resultado tenemos una pobreza interior muy grande, que da como fruto, la falta de claridad, el desconocimiento del motivo de lo que nos acontece, o de que hacemos en un determinado sitio o trabajo o incluso el motivo de para que hemos venido a este mundo. Sin embargo, esa necesidad natural de ir hacía dentro de uno mismo sigue estando y existiendo dentro de nosotros, que sumado al poco tiempo que dedicamos a nosotros mismos y esa pobreza interna de la que antes explicábamos, tenemos como resultado un gigantesco vacío interior dentro de nosotros.

Ese vacío interno aunque nosotros no sepamos de él, ni reconozcamos su existencia, va a seguir estando. Lo grave del asunto, es que, aunque no lo sepamos, vamos a intentar llenar ese vacío inconscientemente. Y ¿cómo sucede eso? De la única forma que sabemos, a través de posesiones y logros materiales, por ejemplo: coches, casas, títulos, reconocimientos, a través de nuestros hijos, etc. Sin embargo aunque al principio podamos sentir ilusión por estas cosas, lo cierto es que una vez conseguido aquel logro material, nos damos cuenta de que ese vacío sigue estando, y que no nos encontramos saciados y necesitamos más y más, para seguir con esa falsa ilusión y para distraernos del problema real, que no deja de ser ese terrible vacío y soledad que uno a veces siente y que parece que nada lo soluciona.

Pero la triste realidad es que por mucho que busquemos las formas más variopintas de llenarlo, por mucho que nos rodeemos de las mejores personas del mundo, no va a desaparecer, ya que la única forma de llenar ese vacío es de forma interna, debido a que surgió por esa necesidad interior de conocerse a uno mismo y que nosotros no prestamos atención. Como si una persona tuviera hambre y lo único que hace para calmarla es beber, creyendo que bebiendo se calmará el hambre, sucederá entonces, que esa persona sentirá ilusión creyendo que bebiendo saciará su hambre, pero cuando ya ha bebido suficiente, se da cuenta de que sigue teniendo hambre… Triste pero cierto.

Acontece, que debemos darnos a la tarea de dedicar más tiempo a nosotros mismos, aprender a mirar hacia dentro, a prestar atención dentro de uno, auto-observarnos, darnos cuenta de lo que nos motiva y nos incentiva a realizar las cosas y a pensar lo que pensamos, conocer nuestras reacciones y nuestra forma de interpretar la vida. Entonces, seremos testigos de algo mágico, no solamente veremos y conoceremos lo malo dentro de nosotros, sino también, empezaremos a conocer y descubrir, fuerzas y energías dentro que antes ni si quiera sospechábamos de su existencia, aprenderemos a invocarlas e integrarnos con ellas conscientemente. Junto a esas fuerzas auto-conscientes dentro de nosotros vamos a ir corrigiendo nuestros defectos, volviéndonos mejores en todos los sentidos, y va a ser así como llenemos ese vacío interior, porque ya no vamos a necesitar ir afuera para buscar seguridad, sino que vamos aprender a ubicarnos dentro de nosotros en nuestro corazón, allí donde nos podemos integrar con esas energías y fuerzas, que son parte de nosotros mismos y que han sido retratadas a través de la mitología y de los textos sagrados en las diferentes civilizaciones y culturas.

Dentro de nuestros cursos, nuestros libros, nuestras conferencias, se busca enseñar a la persona, a auto-conocerse para que pueda cada día mejorar, a integrarse y conocer esas fuerzas dormidas dentro de ella para formar un centro de gravedad emocional, psicológico y espiritual dentro y no fuera, a ser capaz a través de la comprensión de manejarse con los mejores resultados en cualquier circunstancia y faceta de la vida comprendiendo que toda circunstancia tiene su origen en un determinado estado interno… En resumen, buscamos que cada persona que viene a nuestros cursos y conferencias, pueda conocer y desarrollar su propia luz interior gracias a muy diversas prácticas como la meditación y siempre fundamentadas en una espiritualidad universal, igual para todos los seres humanos sean del sexo, raza o condición que sean.

Daniel Moraga

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.