CONÓCETE A TI MISMO

0
948

La Gnosis hace énfasis en la transformación del ser humano y lo que más acentúa en su enseñanza es que el ser humano se conozca a sí mismos.

Quiero aclarar que toda persona cree conocerse porque sabe quién es su papá, quién es su mamá, donde nació y por ende, muchas veces se ha mirado al espejo; pero, quiero decir que esto es un conocimiento muy incipiente, muy chico, en comparación con lo que en realidad somos.

Quiero decirles que en este cuerpo de carne y hueso, que se llama “celular o físico”, se encierran los Misterios más trascendentales que existen bajo el sol.

Podemos decir que el ser humano no se conoce a sí mismo y todavía es un ser no logrado en su totalidad.

Permítame, querido lector, pedirle que dialoguemos un poco a través mas:

1°. – ¿Ha soñado alguna vez? En el momento cuando se encuentra soñando, ¿ha visto qué cuerpo tiene en el lugar del sueño?

2°. – ¿Ha pensado alguna vez? ¿Ha visto cómo se procesa un pensamiento y como viaja a través del espacio?, o en supuesto caso, ¿cómo viaja la mente a través del espacio?

3°. – ¿Ha sentido ira alguna vez? ¿Ha visto qué elemento reacciona para que todo su cuerpo sienta el impulso de la ira?

4°. – ¿Ha sentido alguna vez lujuria? ¿Se ha dado cuenta si detrás de ese deseo netamente biológico, hay algún elemento diablo que lo incita a cometer aberraciones o desenfrenos instintivos y brutales?

5°. – ¿Ha sentido alguna vez odio contra alguien? ¿Ha visto cómo es el personaje que origina el odio?

Es decir, querido lector, es mucho lo que tendríamos para dialogar en este capítulo del “conocerse a sí mismo”.

Mucha gente asegura tener un Alma para salvar; pero, ¿habrán visto el Alma? ¿Sabrán cómo es y de qué está compuesta?

Mucha gente habla de Conciencia, pero, ¿habrán analizado qué es Conciencia y de qué está compuesta?

Quiero decirle querido lector, que el Alma está compuesta de Conciencia y la Conciencia de Dios.

Si una persona no ha eliminado los Yoes diablos que lleva en su interior, nos indica que es un <<desalmado>> (no tiene Alma), y si no tiene Alma, pues, es lógico que no tiene Conciencia despierta o liberada y tampoco tiene a Dios adentro; haciéndonos pensar estas reflexiones que lamentablemente, para hacer Alma, el ser humano tiene que eliminar los Yoes-diablos que lleva dentro y tener Conciencia despierta; así, llegará a ser un <<Ser logrado>>, en su totalidad.

Lamentablemente y con dolor, tenemos que decir que la humanidad a través de los siglos, ha sido vulnerable ante las promesas de guías religiosos, dormidos que quieren guiar a un Pueblo, sin darse cuenta que ningún dormido puede tener conocimiento objetivo de lo que es la realidad.

Ha llegado el momento cuando los inquietos buscadores de la Luz, estudien las enseñanzas de la Gnosis. No las estamos dando para traer gente a nuestras filas, sino para que la humanidad despierte, busque y encuentre la Verdad y a Dios en la religión que quiera, en el lugar que quiera.

Sabido es que todas las religiones buscan a Dios; lamentablemente, los que predican no conocen los Misterios, ni el real camino; dándose a la tarea de predicar la Biblia como les parece que es, porque no saben interpretarla y quienes los oyen predicar, creen que esos predicadores ya son dioses, iluminados, repitiendo lo que les han enseñado, haciéndose multiplicadores de la confusión humana, maldiciendo al diablo a diestra y siniestra, con él adentro.

No hemos conocido cosa más absurda, porque no han aprendido, ni enseñado como eliminar el Ego, los Yoes-diablos que llevamos en nuestro interior.

Vale más una hora de meditación diaria, bien hecha, que leer 10 capítulos de la Biblia mal interpretados.

Vale más ponernos ya a desintegrar el Ego, que dedicar todo nuestro tiempo a predicar un Evangelio que no hemos entendido y que no vivimos

Dios quiere para todos sus hijos la perfección, no los fanatismos, ni los dogmas idiotas que se han encargado de pulular en la mentalidad de muchos predicadores religiosos, quienes son más predicadores y violadores de la Ley que cualquier parroquiano que no ha conocido ninguna palabra del Evangelio.

No olvide, querido lector que si de verdad quiere conocerse a sí mismo, no espere que la gente le diga que es feo o bonito, que es alto o bajo, que es blanco o negro; eso debe tenerlo sin cuidado; lo importante es que se dé a la tarea de conocer, comprender y desintegrar a todos esos diablos que le atacan a través de la mente, emociones e instintos brutales.

Si así lo hace, créamelo que tendrá solvencia moral para decir que es un auténtico cristiano en el sentido más completo de la palabra.

V.M. Lakhsmi

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.